Historia

Plano Antiguo de Tiétar

Tras la guerra civil, el régimen franquista impulsó en determinadas partes del territorio español una reforma agraria encaminada a convertir diferentes espacios de secano en productivas zonas de regadío. Con el fin de acometer esta reforma, el 26 de diciembre de 1939, se promulgó la Ley de Bases para la Colonización de Grandes Zonas Regables y se creó, para ejecutarla, el Instituto Nacional de Colonización. Sin embargo, no fue hasta principios de los años 50, tras una nueva Ley, denominada de Colonización de 1949, cuando se iniciaron las reformas más significativas, ejecutándose los planes y realizando las transformaciones de terrenos más importantes. Se construyeron embalses y pantanos; canales y acequias; carreteras y caminos. Se edificaron un total de 300 pueblos, repartidos por todo el territorio nacional. 81 en la cuenca del Guadalquivir; 54 en la del Guadiana; 41 en la del río Tajo; los restantes se construyeron principalmente en Aragón, Valencia y Salamanca. 

El número total de familias movilizadas, afectadas por la colonización, fué de 57.200; de ellas, 52.000 fueron colonos y los restantes 5.200, obreros.
De las obras que se realizaron en los años 50, la primera de cierta relevancia, fue el denominado Plan Badajoz (1952). Desde sus comienzos, este Plan gozó de un gran apoyo y popularidad. Produjo en los dirigentes tal entusiasmo que pronto les llevó a proyectar planes similares en otras zonas del pais en las cuáles se disponía o iban a disponer de pantanos o embalses con los que convertirlas en regables. Se eligieron dos provincias: Cáceres y Jaén. En la primera se construían los embalses de Borbollón en el rio Árrago; el Gabriel y Galán en el rio Alagón y el pantano de Rosarito en el rio Tiétar; en la segunda, Jaén, se estaba construyendo el Pantano de Guadalén Bajo.

  Se denominaron "Plan Cáceres" y "Plan Jaen", respectivamente.
La construcción del Pantano de Rosarito, iniciado en el año 1940, en la provincia de Ávila, justo en el límite geográfico con la de Toledo y a un kilómetro de la de Cáceres, convirtió el Valle del rio Tiétar en una nueva zona de colonización.
Mediante Decreto de fecha 7 de septiembre de 1954, publicado en el B.O.E. nº 314 de fecha 10 de noviembre del mismo año, se aprueba el Plan General de Colonización de la Zona Regable por los canales derivados del Pantano de Rosarito, en las provincias de Cáceres y Toledo.
   En el mencionado Decreto, se especifica que se construirán unos núcleos de población entre los que se encuentra el de Tiétar del Caudillo, ubicado en el Sector VIII sobre el camino derivado de Los Carrotas a San Marcos, inmediatamente al Sur del cruce de este camino con el de Ventas de San Julián.

Como consecuencia del anterior Decreto, con fecha 16 de marzo de 1956, en el B.O.E. nº 76, aparece una Orden conjunta de los Ministerios de Obras Públicas y Agricultura, en la que se aprueba el Plan Coordinado de Obras en las Zonas Regables anteriores.
En base a las citadas disposiciones, se construyeron, entre otros, los pueblos de Pueblonuevo de Miramontes, Barquilla de Pinares, Santa María de las Lomas, Rosalejo y Tiétar del Caudillo, perteneciendo todos éstos al municipio de Talayuela.

   Los límites, extensión, valoración y demás características del núcleo de Tiétar, son las siguientes:
Límites:

  • Por el Norte, con el rio Tiétar.
  • Por el Este, limita con las fincas de Seminejo y Centenillo de Casa Torres, acequia 31 y Canal Principal.
  • Por el Sur, con Quebrada de la Balsilla que en el Plan Coordinado de Obras, se denomina D-35 y del Arroyo de Carcaboso al Canal Principal.
  • Por el Oeste, con el Canal Principal y camino de Navalmoral de la Mata a la Barca, que también es límite de las fincas Las Lomas del Saliente y Centenillo de Serradilla y Centenillo de Casa Torres
  • Superficie:

Los datos de la superficie han sido tomados de planos obtenidos por el Instituto, en los que han sido restituidas todas las parcelas. La Superficie Total es de: 2.474-64-51 Has., distribuidas así:
Solares,(casco urbano): 32-28-24 Has.
De secano: 498-60-49 Has.
De regadío: 1.464-11-13 Has.
Pastos: 227-78-20 Has.
Forestales: 198-05-62 Has. y
Caminos y acequias: 52-90-83 Has.
Viviendas: Se construyeron: 145 de Colonos y 60 de Obreros.
    Y el 25 de Octubre de 2005, por la Consejería de Desarrollo Rural de la Junta de Extremadura mediante decreto 235/2005 se aprueba la Constitución de la Entidad Local Menor de Tiétar en el término municipal de Talayuela. En estos momentos comienza todo el proceso de independencia real del término municipal de Talayuela, un proceso largo hasta que llega a su fin.
Por todo esto se comienza el encargo y confección del escudo y bandera representativo de éste municipio a Don Domingo Quijada González, historiador.

Bandera

Escudo de Tiétar

Para confeccionarlo hemos considerado sus antecedentes históricos, económicos y geográficos; así como las más elementales normas y principios que inspiran la composición heráldica y el diseño de las armerías. Todo ello de acuerdo con el Decreto 13/1991, de 19 de febrero –publicado en el DOE de 26 de febrero–, de la Comunidad Autónoma de Extremadura, por el que se regula el procedimiento para la adopción, modificación o rehabilitación de escudos y banderas de las entidades locales.

Por todo ello, el Escudo queda así:
Cortado por unas olas y medio partido. En el jefe, unas ondas de azur y plata que hacen referencia al río Tiétar. El primer cuartel de plata, con una espiga de centeno de oro; el segundo cuartel de sinople, con una hoja de tabaco de oro Al timbre, corona real cerrada.
De las peculiaridades aludidas, las más representativas de este nuevo Ayuntamiento como para ser incluida en un propio Escudo de Armas, que le diferencie e individualice de otros, son:
. La espiga de centeno: arma parlante, de clara referencia al topónimo de la antigua dehesa del Centenillo (de Serradilla y de Casas Torres, pero que este último fue antes de Malpartida de Plasencia).
. La hoja que simboliza a la planta de tabaco, ya que ha sido la principal fuente económica de la localidad en los últimos años.
. Y, sobre ambos elementos –al Norte, que es por donde discurre– unas ondas que simbolizan el agua del río Tiétar, que condicionaron la fundación del pueblo en este lugar y su evolución presente y futura. Sin el agua no hubiera sido posible en estos suelos arenoarcillosos.
. Y los colores heráldicos, que nos recuerdan su pertenencia –durante siglos, como vimos en el apartado histórico– a los municipios de Serradilla, Malpartida de Plasencia y Talayuela: azur, sinople y plata, fundamentalmente (o azul, verde y blanco en la bandera).
Con todo lo cual se habrían conseguido unas Armas para el municipio de Tiétar que reunirían las condiciones fundamentales exigidas por la Ciencia del Blasón: sencillez y suficiente capacidad diferenciadora.
La bandera municipal de la localidad de Tiétar
La bandera municipal es un símbolo complementario del escudo heráldico, pero no debe subordinarse a él sino que debe tener su propia capacidad identificadora.
Como todo símbolo, la bandera ha de estar dotada del valor virtual suficiente para transmitir un mensaje de identificación, que sea fácilmente captado por los individuos a quienes va dirigido y en quienes ha de generar algún sentimiento emocional. Pero, además, debe cuidarse su expresión plástica mediante un diseño de la mayor calidad estética.
De acuerdo con las legislaciones ya mencionadas, tanto por el Gobierno de la Nación como a través de la normativa emanada de nuestra Comunidad Autónoma, así como por la Vexilología, se estima como más adecuada la forma señalada a continuación, en cuya composición deben aparecer los siguientes elementos:
. Los colores predominantes serán aquellos tres que hacen referencia a los municipios a los que en su origen perteneció: blanco y azul (Serradilla), blanco, verde y azul (Talayuela) y blanco y verde (Malpartida de Plasencia). Sin embargo, su diseño difiere notablemente de las banderas de esas localidades, por lo que posee identidad propia. Recordemos que, antes, su entorno –El Centenillo– fue la dehesa boyal de los lejanos pueblos de Serradilla y Malpartida de Plasencia (este último sector lo permutaron al Marqués de Casas Torres, siendo más conocido por ese nombre).
. Como en el caso del escudo, no nos ha parecido adecuado incluir alguna alusión al escudo y la bandera nobiliaria de los Marqueses de Casas Torres, ya que con las evoluciones históricas familiares (matrimonios, fundamentalmente) no tuvo un modelo único.
Resumiendo, queda del siguiente modo:
Bandera rectangular, de proporciones 2:3, dividida diagonalmente en dos triángulos por una banda ondada de azul y blanco que hacen referencia al río Tiétar (que va del ángulo inferior del asta al superior del batiente), siendo verde junto al asta y blanco en el batiente. Con el escudo municipal en el centro.


Finalmente se consigue la segregación de la Entidad Local Menor de Tiétar para su constitución en municipio independiente de Talayuela mediante decreto 103/2011 el 1 de julio, último y único acuerdo que tomó la presidencia de D. Guillermo Fernández Vara.